Peculiaridades de vender desde Canarias

En: Comercio electrónico En:

Cuando empezamos con la idea de montar una tienda online, son muchas las dudas que nos surgen como empresario, ya sea persona física (autónomo) o empresa. De repente, tenemos que manejar cuestiones fiscales tales como: ¿qué impuesto he de aplicar: IVA o IGIC?, ¿qué es el DUA?, o ¿qué es el AIEM?. Y a todo esto se añade el hecho de gestionar el transporte y la logística de los pedidos que nos realicen. Un follón vamos.

Con este artículo queremos aclarar algunas dudas sobre cómo vender desde Canarias al resto de la Unión Europea y no morir en el intento. ¡Allá vamos!

Si ya estás operando desde Canarias, sabes que en el Archipiélago tenemos un Régimen especial y fiscal caracterizado por una tributación especial y por la existencia de aduanas y que, esto supone que vender desde Canarias a la Península se considere una exportación y que nos compren desde la Península se considere una importación.

Esta característica, ha supuesto que históricamente el crecimiento del comercio online en las islas no haya sido de igual intensidad que en el resto de España, quedando la Comunidad Autónoma de Canarias rezagada en este aspecto sobre todo por la incertidumbre tanto de empresas como de usuarios a comprar o vender y tener que hacer frente a unos sobrecostes y una complejidad mayor que, quizás, no habían tenido en cuenta en un principio.

Entonces,

¿Qué tengo que hacer para vender productos desde Canarias a la Península?, ¿Cómo debo de realizar la factura?

En primer lugar, si vamos a realizar una venta de mercancías fuera de Canarias, hay que emitir la factura sin impuestos, en nuestro caso sin IGIC y lo deberemos de deducir de la siguiente declaración que presentemos, ya que lo habremos soportado en el momento en que compramos la mercancía pero no repercutido a la hora de venderla.

En el caso de envíos de bienes con contraprestación, cuando el valor del envío no supera los 150€, la normativa vigente en el ámbito del IGIC recoge la exención de este impuesto a la exportación por lo que no será necesario cumplimentar el DUA de exportación. Lo que sí podremos cumplimentar es el DUA de importación y la liquidación del IVA, que correrá por cuenta de nuestro comprador. ¿Qué quiere decir esto? Pues que podemos realizar nosotros en lugar de la empresa de transporte el trámite de gestionar la importación de nuestro cliente, con lo que sabremos exactamente cuánto es el importe que se ha de pagar. Sin embargo, si eres autónomo, no estás obligado a realizarlo por lo que en caso de no querer hacerlo, simplemente has de informar a tu comprador de que habrá unos costes de gestión que deberá asumir y que corren a cargo de la empresa de transportes quien como explicaremos a continuación son quienes tramitarán, normalmente, ese DUA de importación.

El comprador también puede realizar el autodespacho de la mercancía y ahorrarse los costes de gestión que le quiera cobrar la empresa de transporte siempre indicándoselo de forma expresa a la parte vendedora que deberá informar al transportista. Sea quien sea, ¡Este DUA de importación, independientemente de quién lo gestione, siempre es obligatorio!

Tramitación del DUA de importación

Es importante conocer que los particulares y autónomos (empresarios personas físicas) pueden gestionar por sí mismos los trámites aduaneros para la adaptación fiscal pertinente mientras que cuando se trata de comercio electrónico para empresas, es el vendedor quien asume la obligación de entregar la mercancía en el domicilio o establecimiento del comprador por lo que éste último recibirá la mercancía sin que se le añadan costes adicionales posteriores a la realización de la compra.

En este último caso, en la factura que emita la empresa se ha de incluir la liquidación de los impuestos a la importación (IVA, IGIC y AIEM en caso de que corresponda).

Condiciones en caso de ser empresa

Por supuesto, todo esto está sujeto a una serie de condiciones, tales como que:

  • el valor facturado del envío no supere los 6.000€.
  • haber obtenido el consentimiento expreso y el NIF del comprador para que sea el vendedor quien tramite la declaración de la importación y la realización de la entrega del pedido a portes y derechos pagados. 
  • Por otra parte, en la parte externa del paquete es indispensable que se incluya de forma visible la factura en donde se indicará que es de tipo T2LF y que el despacho es por cuenta del expedidor
  • así como el precio final de la mercancía, incluidos los gastos de envío y los impuestos aplicables.

De esta forma se elimina la incertidumbre del cliente final sobre el precio que tendrá la mercancía.

¿Qué ocurre si eres un autónomo o un particular?

En el caso de los particulares y autónomos, lo habitual es que sea el transportista quien adquiere la representación del comprador de modo tácito, lo que quiere decir que es el transportista quien realiza las gestiones administrativas en nombre del cliente y luego le repercute el coste de realizar este trámite (normalmente la presentación del DUA).

Otra posibilidad, es que sea el propio particular o autónomo residente en Canarias quien gestione por cuenta propia la declaración de importación y así pueda evitar costes inesperados pero para ello ha de ponerse en contacto con el vendedor para que este se lo transmita al transportista. Por último, y aunque es una opción que no está muy extendida la práctica, también es posible que el vendedor realice el despacho y la presentación del DUA, actuando igual que si de una empresa se tratara. De esta forma, el cliente, sería conocedor del total del importe que supone su compra.

Establecimiento permanente en la Península

Para no tener que realizar todas estas gestiones administrativas, según el volumen de operaciones que realices en tu tienda online te puede interesar trabajar con un operador logístico que actúe en tu nombre y por cuenta de tu empresa y que ejerza con habitualidad dichos poderes. Tendrás que estudiar antes si te sale a cuenta tener parte de tu mercancía almacenada o no. En caso de que si te interese esta opción, dicho operador debe de estar situado en la Península actuando como tu establecimiento permanente en el territorio peninsular. De esta forma, sólo tendrás que enviar tus productos cada cierto tiempo y desde allí se encargarán de realizar los paquetes y enviarlos directamente a tus clientes. Según la Agencia Tributaria, se entiende que constituyen establecimiento permanente: las sedes de dirección, las sucursales, las oficinas, las fábricas, los talleres, los almacenes, tiendas u otros establecimientos, … cuya duración exceda de 6 meses.

¿Qué debe saber mi potencial cliente o quien va a comprar mis productos?

Como ves, las obligaciones fiscales a las que tenemos que hacer frente no son “moco de pavo” como se suele decir y finalmente pueden hacernos desistir de nuestra idea de montar un negocio online. Tranquilo, cada vez más desde las Administraciones tanto del Estado como Autonómica se están poniendo recursos para incentivar el consumo a Canarias y la venta online desde las islas.

Si te preocupa qué puede pensar tu posible comprador tienes que tener en cuenta que:

  • Si el pedido que te realice es inferior a 150€ estará exento de presentar el DUA y por tanto sólo tendrá que pagar lo que se le indique y nada más.
  • Si el pedido es mayor a 150€ deberemos informar a nuestro cliente de que habrá de pagar unos gastos de gestión que corren a cargo de la empresa de transportes o que pueden por su cuenta autoliquidar dicho despacho y así evitar esos costes extra por los trámites.

¿Y qué ocurre si lo que vendo son servicios?

En este caso, tenemos que tener en cuenta si lo que prestamos es un servicio a una empresa o a un profesional (de cualquier país, comunitario o no), en este caso, tendríamos que indicar en las facturas la siguiente leyenda: “Operación no sujeta a IGIC por aplicación del artículo 17, Uno, 1, de la Ley 20/1991. Opera inversión del Sujeto Pasivo en el destinatario.”

Si se trata de un cliente final que no está dado de alta como profesional, dependerá de si el mismo reside en la Unión Europea o en el resto del mundo.

Si reside en la Unión Europea, tendríamos que aplicar el impuesto correspondiente vigente en el país a dónde se presta el servicio e ingresar el mismo a través del Régimen de Ventanilla Única.

Si no reside en la Unión Europea, estaría no sujeto a impuesto o tasa.

Conclusiones

Uno de los problemas más recurrentes en la venta online entre Canarias y la Península son las devoluciones de mercancía por parte de los compradores que sin esperarlo se encuentran con unos costes extras aparejados por la tramitación de gestiones aduaneras por parte de las empresas de transporte. Esto además de tener que hacer frente a una tramitación fiscal mucho más complicada de lo habitual ha supuesto que muchas empresas ni siquiera se planteen el vender sus productos a Canarias. Sin embargo, como comerciantes canarios tenemos que tener en cuenta que el mercado fuera de las islas es muchísimo más amplio y que además está en constante crecimiento por lo que es el momento de abrir el negocios online y vender nuestros productos fuera de nuestras fronteras. En mi opinión, es mayor el beneficio que el riesgo que asumimos. Eso sí, recuerda que el abrir una tienda online no va a hacer que tus productos se vendan solos. Es necesario realizar campañas de marketing que incentiven el consumo de nuestros productos tanto en las islas como fuera y nosotros tenemos amplios conocimientos en estos menesteres.

Por tanto, si estás pensando en montar un negocio online, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte y resolver cualquier duda que te surja.

Limitación de responsabilidad: La información contenida en este artículo no es jurídicamente vinculante y se proporciona como mera ayuda. Consulte con su asesor para comprobar que todo lo explicado en este artículo continúa vigente en el momento en que lo lee.

Comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deje su comentario